Violeta Parra: Voz que sigue retumbado en todos los rincones de nuestra América, a 55 años de su partida.

El 5 de febrero de 1967, el mundo recibe la triste noticia de la partida física de la poeta, pintora, escultora, ceramista, activista política y cantautora chilena, Violeta Parra, quien fue la autora de versos que encienden el amor y la humanidad en el alma de los pueblos. 

Nacida el 4 de octubre de 1917, en la comuna de San Fabián de Alico, esta folclorista nuestro americana, se destacó por sus obras, donde evocando el amor y la pasión más pura, ofreció inigualables letras que son himnos a la vida y a los que siguen luchando por una paz con justicia. 

En su honor se decidió conmemorar todos los 4 de octubre, el Día de la Música y de los Músicos en Chile. 

En 1935 su madre y hermanos llegaron a Santiago y juntos se instalaron en la comuna de Quinta Normal. En 1937 Violeta inició su carrera artística en el restaurante El Popular de Avenida Matucana #1080 interpretando boleros, corridos, cuecas, rancheras y tonadas junto con sus hermanos Hilda, Eduardo y Roberto—; luego también en El Tordo Azul, ubicado enfrente.

En ambos conoció a Luis Cereceda Arenas, obrero ferroviario de la Estación Yungay, con quien se casó un año después y tuvo dos hijos: Isabel (1939) y Ángel (1943), quienes se convirtieron en destacados músicos y adoptaron el apellido materno al ingresar en el ambiente artístico.

Cereceda, que militaba en el Partido Comunista, inició a Violeta en la actividad política y ambos participaron ayudando en la campaña presidencial de Gabriel González Videla (1946). El matrimonio vivió en Llay-Llay, Valparaíso y Santiago, lugares donde Violeta mantuvo su carácter inquieto y creativo, cantando en botes del puerto, presentándose en radios y formando parte de un grupo de teatro.

La vida artística de Violeta generó constante tensión en su relación con Cereceda, quien esperaba una familia más tradicional y una esposa más sumisa. Finalmente, el matrimonio se separó en 1948.

Hacia 1947 formó el dúo de música folclórica llamado Las Hermanas Parra junto con su hermana Hilda, con lo que tenía una fuente de ingresos.

Su hermano Nicanor la estimuló a asumir con personalidad propia la defensa de la auténtica música chilena, en contra de los estereotipos que hasta ese momento se manejaban.

Es así como su repertorio —hasta entonces basado en boleros, cantos españoles, corridos mexicanos y valses peruanos— pasó a las canciones más tradicionales del campo chileno, que le permitieron descubrir los valores de la identidad nacional como ningún otro artista lo había hecho antes.

Esta labor de recopilación quedó plasmada en más de tres mil canciones, reunidas en el libro Cantos folclóricos chilenos y sus primeros discos en solitario, editados por EMI Odeon.

En 1953 grabó los exitosos sencillos «Casamiento de negros» y «Qué pena siente el alma», que se convirtieron en dos de sus canciones más conocidas. En 1954 mantuvo en la Radio Chilena el programa Canta Violeta Parra, y ganó el Premio Caupolicán a la folclorista del año.

En 1964 logró una marca histórica al convertirse en la primera latinoamericana en exponer individualmente una serie de sus arpilleras, óleos y esculturas en alambre en el Museo de Artes Decorativas del Palacio del Louvre.

Su trepidante pasión por la cultura de los pueblos, la llevó a realizar diversos viajes, donde palpó la realidad de los pueblos, que nutrieron sus letras y cantos. En junio de 1965, Violeta regresó a Chile, donde a fines de ese año, en la esquina de avenida La Cañada con Toro Zambrano en la comuna de La Reina, 4 instaló una gran carpa con el plan de convertirla en un importante centro de cultura folclórica, junto con sus hijos Ángel e Isabel y los folcloristas Rolando Alarcón, Víctor Jara y Patricio Manns, entre otros.

Sumergida en una depresión, Violeta Parra decide quitarse la vida con un disparo en la cabeza, a los 49 años de edad en su carpa en La Reina. 

Hoy su canto sigue retumbado en todos los rincones de nuestra América, donde Violeta brilla en los ojos del pueblo que sigue luchando con esperanza de lograr un mundo mejor porque como lo cantó la chilena «todo cambia»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: